EL MUNDO FLOTANTE

Your awesome Tagline

2 notes

La práctica del yoga despierta un sentido fundamental de la medida y la proporción. Reducidos como estamos a nuestro propio cuerpo -nuestro primer instrumento-, aprendemos a ejercitarlo sacando de él la máxima resonancia y armonía. Con paciencia infatigable afinamos y animamos cada una de nuestras células cuando, diariamente, volvemos al ataque desbloqueando y liberando capacidades de otra forma condenadas a la frustración y a la muerte.
Cada zona no desarrollada de tejido y nervio, de cerebro o pulmón es un reto a nuestra voluntad y a nuestra integridad, cuando no una fuente de frustración y muerte. Quien ha tenido el privilegio de recibir las atenciones del Sr. Iyengar, o de presenciar la precisión, refinamiento y belleza de su arte, se ha visto introducido en esa visión de perfección que es el hombre según fue creado -inerme, libre de pudor, hijo de Dios, señor de la creación- en el Jardín del Edén. El árbol del conocimiento ha producido ciertamente muchos frutos de gran variedad: dulces, venenosos, amargos o saludables, según el uso que de él hemos hecho. Más, ¿acaso no resulta más imperativo que nunca que cultivemos el árbol, que alimentemos sus raíces? Y, por otro lado, cuán peligroso se torna dicho conocimiento en aquéllos que, desconectados de su ser, prefieren aplicarlo a la manipulación de otras personas y cosas, en lugar de a la mejora de sus propias personas.
Yehudi Menuhin

2 notes

Cuando el estado del soñar se muestra
no permanezcas en la ignorancia como un cadáver.
Entra en la esfera natural de la atención inamovible.
Reconoce tus sueños y transforma ilusión en realidad.
No duermas como un animal.
Sigue la práctica que mezcla sueño y realidad.
Oración budista. El yoga de los sueños. Namkhai Norbu Rimpoché.